Oraciones por fallecidos

a causa del COVID-19

Por un difunto

Señor, Dios nuestro,

escucha la súplica

que hacemos tus hijos implorando tu misericordia

por nuestro hermano(a) N.,

sostenidos por la esperanza cierta que el último día resucitará. Aunque él (ella) está muerto(a) ante nuestros ojos,

sin embargo vive en tu presencia.

Por tu inmensa bondad,

perdona los pecados

que ha cometido

por su humana fragilidad,

acepta el amor

que puso en su vida.

Que tu amor de Padre

le abra las puertas del cielo

donde pueda gozar

de la vida eterna.

Mira también a tus hijos

que lloramos afligidos

por su partida,

sé para nosotros un refugio

y reanímanos

para que superando las tinieblas de nuestro dolor

seamos consolados por la paz

de tu presencia.

Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

Por la madre difunta

Padre, te pedimos

de todo corazón

por el eterno descanso

de nuestra madre N.

Ella nos dio la vida,

nos enseñó a rezar y a amarte. Nos cuidó con ternura

y con su ejemplo

hizo que aprendiéramos

a amar a los demás.

Ahora Señor,

se durmió en la muerte,

que mi oración alcance de ti

el perdón de sus faltas

a fin de que pueda participar

del premio que prometiste

a tus hijos.

Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

Por el padre difunto

Señor, Dios nuestro,

te pedimos

por la felicidad eterna

de nuestro querido padre N.

Él nos dio la vida,

nos protegió

en nuestras debilidades

y con su trabajo nos alimentó

y nos ayudó a crecer.

Fue la mano que sostuvo el hogar y con su vida nos enseñó

a ser honestos y a amarte.

Ahora que se ha dormido

en la muerte,

te pedimos que tu misericordia perdone sus faltas

y que pueda unirse

a tus ángeles y santos

que te alaban eternamente

en el cielo.

Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor.

Amén.


Por un hijo difunto

Madre Santísima,

te rogamos que intercedas

ante tu Hijo Jesucristo

por nuestro querido hijo(a) N.

Como madre conoces lo que es

la partida de un ser nacido

de tus entrañas.

Él (Ella) fue el desvelo

de nuestra vida

como lo fue Jesús de la tuya.

Virgen María,

guíalo con tu amor maternal

y preséntalo como hijo tuyo

a Jesús

para que purificado(a)

de toda culpa,

goce del amor de Dios Padre,

Hijo y Espíritu Santo,

en compañía de los ángeles

y los santos.

Y a nosotros

que sufrimos tanto,

ayúdanos para que se cierre

la herida que su muerte

ha dejado en nuestro corazón.

A pesar del dolor,

nos unimos a tu Hijo Jesús, nuestro Dios y Señor.

Amén.

Por el esposo (la esposa) difunto(a)

Padre todopoderoso,

te ruego por el eterno descanso de mi querido(a) esposo(a) N.

Acompañó mi vida

y compartimos

todos los momentos.

Los alegres y también los tristes.

Te ruego que como, en la vida,

fue mi consuelo y mi aliento pueda ahora descansar en tu paz y gozar de tu amor.

Perdona sus faltas, purifícalo(a) con tu misericordia,

para que un día podamos

los dos gozar

unidos para siempre

con tus santos y amigos

en la gloria del cielo.

Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

Por un difunto muerto repentinamente

Padre santo,

muéstranos el infinito poder

de tu bondad para que,

quienes lloramos a nuestro(a) hermano(a) N.

muerto(a) inesperadamente, podamos esperar

que lo(a) has llevado

a gozar de tu compañía.

Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.