Oraciones por trabajadores esenciales

en este tiempo

Por un personal

de la salud

Señor,

somos ennoblecidos

por aquellos

que ponen sus vidas en riesgo

al cuidar a los enfermos. Mantenlo(a/os/as) seguro(a/os/as)

y anímalo(a/os/as)

cuando este(én) cansados(a/os/as).

Te lo pedimos

en el nombre de Jesús.

Amén

Por un trabajador esencial

Señor,

oramos por aquello(a/os/as)

que corre(en) el peligro

para mantenernos seguros

y aquello(a/os/as)

que sirven al bien común.

Abrázalo(a/os/as)

con tu manto de protección

y alivia los temores

de su(s) familia(s).

Te lo pedimos

en el nombre de Jesús.

Amén.

Por un trabajador

público

Señor, te pedimos N.

por los trabajadores

de tránsito, los policías

y otros servidores públicos

que trabajan incansablemente,

a menudo

sin la protección adecuada,

dales resistencia todos los días

y líbralo(a/os/as)

de la enfermedad.

Amén.


 

De un policía

Señor

yo soy policía

tú me infundiste

esta vocación

así como tu velas

por el orden del mundo

yo también te ayudo a cuidar

al menos una parte

del mismo.

Dame Señor paciencia,

prudencia e inteligencia

para servir

acertadamente al público;

protégeme a toda hora,

especialmente

en mi servicio

y protege también

a mis seres queridos

en mi ausencia.

Amén.

 

Del Conductor

Señor Jesús

necesitamos de tu protección

porque no es poca hazaña

rodar por esta porción de país,

salir adelante con nuestras máquinas

por las calles de los pueblos y ciudades

y aguantar, al mismo tiempo,

la variedad de genios de los usuarios del transporte. Danos paciencia.

Señor de nuestros caminos, todos somos pasajeros del mismo universo;

todos peregrinamos, tratando de llegar a una misma meta, nuestra felicidad.

Nos hace falta ser solidarios

unos con otros

para hacernos llevadero el camino.

Jesús, compañero nuestro

desde que te hiciste uno de nosotros

y pusiste tu habitación entre nosotros.

Sé que tú nos llamas

a seguirte en la fe,

animados siempre por el amor:

Señor Jesucristo,

te pido en esta oración

responsabilidad y cuidado

en mí oficio

de modo que quienes viajen conmigo

se sientan bien servidos y perciban en mí algo de tu bondad.

Gracias, Jesús,

porque, como buen Maestro,

nos has señalado,

con tu ejemplo y con tus palabras,

que nos transmite la Iglesia,

la ruta de la felicidad en el amor

y el servicio entre nosotros.

Dame la voluntad

de dirigir mi vida por tus caminos

y de ayudar a otros

a encontrar también

la felicidad en el cumplimiento

de tu gran mandato:

que nos amemos unos a otros,

como tú nos amaste.

Amén.

 

De un recolector

de Residuos

Señor, mi oficio es humilde.

No tiene buena imagen

ante la gente

que llaman importante.

Pero es mi trabajo y yo lo amo

porque me da el pan

para mí y para los míos.

Mi tarea y la de mis compañeros

limpia cada día

la cara de la ciudad.

Por eso,

lo que hago cada día

es necesario en la vida ciudadana.

No soy un parásito

ni un antisocial,

aunque mis ropas no sean lujosas

ni estén siempre limpias.

Soy un miembro útil

de la sociedad.

Señor haz que tu imagen en mí

sea cada día más nítida,

de modo que quienes

se acerquen a mi

reconozcan algo de ti en mí.

Porque sé que soy imagen

de tu gloria.

No quiero ni debo sentirme inferior a nadie

aunque tenga títulos o dinero.

Mejor, dame el valor

de la mujer Verónica

para defender y limpiar

tu rostro afeado

en muchos hermanos míos,

de modo que ningún ser humano

se vea reducido

a la condición de desechable.

Amén.